Mucha logística y trabajo detrás de la llama que enciende el fogón

Enormes esferas metálicas almacenan el GLP en una planta de Zeta Gas ubicada en la autopista Puerto Quetzal.

Cada mes descarga en el muelle de la Base Naval del Pacífico un buque con más de 18 millones de galones de Gas Licuado de Petróleo (GLP) que tienen como destino la terminal marítima de Zeta Gas de Centro América, S. A., ubicada en Puerto Quetzal.

Desde esta terminal se distribuye el GLP para el mercado guatemalteco y también se abastece parte de la demanda de El Salvador, Honduras, Nicaragua, Belice y Costa Rica con reexportaciones de este hidrocarburo.

La planta ocupa un área de 163 mil metros cuadrados y dispone de 18 enormes esferas hechas de aluminio y acero con capacidad de almacenar un millón de galones y otras seis esferas que pueden acumular 1.8 millones de galones cada una.

Desde un centro de control se ve la operación de todo el sistema para tomar decisiones de despacho, almacenamiento y detectar emergencias que puedan surgir. Pero también luego de subir una escalinata de 158 peldaños, se alcanza la cima en una de las esferas más grandes para revisar el correcto funcionamiento de cada ducto por el que se transporta el producto.

Para Julio Hidalgo, gerente general de la Terminal Marítima de Zeta Gas de Centro América, S. A. atender reuniones, recorrer la planta y estar pendiente de que todo opere con los niveles de seguridad que demanda la industria es parte de su quehacer diario, desde hace seis años que adoptó como residencia el municipio de San José, en Escuintla.

Con una trayectoria de 20 años en Grupo Zeta, Hidalgo comenta que junto con otros 60 trabajadores mantienen la operación de la terminal, que es la más grande de Centroamérica. Pero cuando llega una embarcación con el GLP hay personal en el muelle y en la planta durante los cinco días que toma “descargar el combustible”.

Del muelle que se encuentra en la base naval hasta la terminal se tiene un oleoducto de 5.2 kilómetros. “Se trata del único muelle especializado para importaciones de gas y el único privado con autorización de operar dentro de la base”, explica Hidalgo.

La terminal cuenta también con la autorización de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para operar como Depósito Aduanero Temporal (DAT), lo que agiliza las operaciones de reexportación.

En materia de seguridad industrial, se tiene una brigada bomberil por cualquier contingencia.

Nota Completa en El Periódico: https://bit.ly/2uboQpY

 

Compartir

Comentarios